Se debe cumplir con el Régimen de Visitas durante el Estado de Alarma

Régimen de visitas por coronavirus

La declaración de la estado de alarma aprobado por Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por la pandemia del Coronavirus, No solo implica la paralización de la actividad económica y la limitación del derecho a la libre circulación de los ciudadanos, sino que también afecta a aspectos tan cotidianos como el ejercicio de la paternidad, planteando dudas que no se pueden resolver mediante la aplicación de casos similares dada la ausencia de precedentes. .

Con la intención de arrojar un poco de luz sobre la cuestión, queremos abordar el problema que surge en los supuestos de separación y divorcio en la cual existe una resolución judicial que contempla el derecho de los padres a estar en compañía de sus hijos menores en alternancia de custodia y custodia compartida o en casos de regímenes de visitas.

¿Se mantiene el régimen de visitas?

Partiendo del carácter excepcional de la situación, existe un principio que seguirá regiendo, incluso en caso de alarma, que es el principio bono filii o de interés del menor. Este principio garantiza que las decisiones que se tomen con respecto a los menores estén orientadas a la mejor opción para ellos, independientemente de las preferencias de los padres. Por tanto, aun cuando exista un acuerdo entre ambos, este interés debe tenerse en cuenta en las decisiones que se adopten que puedan afectarles.

El problema surge cuando, garantizando el interés del menor, se debe tomar una decisión en la que confluyan derechos en conflicto. Así, el derecho de los menores a interactuar con sus padres puede chocar, por ejemplo, con el derecho a la vida y la integridad física. En estos casos, será necesario estar dentro del rango que ocupa cada derecho para poder aplicar el que es preponderante.

Como decimos, no existe ningún precedente en España en el que podamos apoyarnos para encontrar la solución a la cuestión planteada, por lo que analizaremos el marco regulatorio aplicable al caso concreto. Así, el artículo 15 de nuestra Constitución garantiza la derecho a la vida y a la integridad física, por encima de cualquier otro derecho, lo cual es lógico ya que, en ausencia de vida, tiene poco sentido salvaguardar derechos como el libre desarrollo de la personalidad o el acceso a una vivienda digna, por ejemplo. Por tanto, es prioritario proteger el derecho a la vida y la integridad física de los niños en situaciones como la declaración de un estado de emergencia sanitaria.

Por lo tanto, el derecho a la vida, la integridad física y la salud de los hijos e hijas es primordial sobre cualquier otro y garantizar su seguridad es la verdadera prioridad.

El actual estado de alarma deriva de una situación de emergencia sanitaria en la que, si bien las Autoridades han informado del bajo riesgo que representa la pandemia para los niños y jóvenes, no se garantiza la exención del riesgo y, por supuesto, se los considera vector de contagio. Por lo tanto, debemos protegerlos de la exposición al Covid-19 tomando todas las precauciones recomendadas.

¿Qué sucede entonces si tengo una declaración que declara el custodia compartida de mis hijos, o tengo derecho a un régimen de visitas? ¿Puedo reclamar al padre con quien están cumpliendo el cumplimiento de dicha resolución incluso en momentos de alarma?

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, firmada en 1989 y ratificada por España en 1990, establece en su artículo 3 que asistirán todas las medidas relativas a la infancia que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos. hacia los mejores intereses del menor.

En su artículo 9.1 agrega que los Estados velarán por que el niño no sea separado de sus padres contra su voluntad, salvo cuando, sujeto a revisión judicial, las autoridades competentes determinen, de conformidad con la ley y los procedimientos aplicables. , que dicha separación es necesaria en interés del menor, si bien el artículo 9.3 añade que el derecho del niño o niña separado de uno o ambos progenitores, a mantener relaciones personales y contacto directo con ambos de forma regular, será respetado, a menos que sea contrario a sus mejores intereses.

El cumplimiento de las decisiones judiciales es obligatorio, al igual que el de las leyes, aplicando la ley especial a las generales y la más reciente a las más antiguas. Así, por tanto, dado el carácter excepcional de la situación y considerando que el Real Decreto 463/2020 ha suspendido el cumplimiento de determinada normativa, es concebible que pueda suspender el cumplimiento de resoluciones judiciales en materia de custodia y custodia. y el régimen de visitas de menores, en atención al interés supremo de garantizar la salud y seguridad de los niños afectados, mientras continúe el estado de alarma. Esto no significa que no pueda haber un contacto diario con el progenitor con el que no conviven, y dicho contacto debe ser posible a través de los medios tecnológicos existentes.

La respuesta a la pregunta es: el niño debe permanecer con el padre con el que estaba cuando se decretó el estado de alarma, aunque, manteniendo el contacto diario con la persona con la que no conviven, a través de medios tecnológicos y digitales. Todo ello para evitar viajes y exposiciones de riesgo que pueden significar no solo que contraigan la enfermedad, sino que también la transmitan a las personas con las que conviven.

Ahora bien, habiendo manifestado lo anterior, entendiendo que se recomienda para la generalidad, será necesario estar en el caso concreto apelando a la buena voluntad de los involucrados para que, en el supuesto de que para causa de fuerza mayor, Como es la declaración del estado de alarma, se debe suspender el régimen ordinario de alternancia de custodia o visitas, se pueden pactar periodos de estancia de los hijos con aquel progenitor con el que no hayan podido estar estos días, por el momento la extraordinaria situación que estamos viviendo.

De la misma forma, apelando también al sentido común de los padres y a su deber de velar por el bienestar de los hijos, si concurren circunstancias favorables para que pueda continuar el cumplimiento de las medidas dictadas en la sentencia de separación o divorcio, ya sea por la proximidad de hogares; bien por la inexistencia de personas de riesgo en las mismas que puedan entrar en contacto con menores; ya sea por trabajo o por necesidades de salud del padre o de la madre; Es posible realizar el traslado de los hijos e hijas al domicilio del otro progenitor ya que el cumplimiento de la sentencia de medidas parentales es causa justificada.

En conclusión, a la pregunta: ¿deben cumplirse las estipulaciones de la sentencia de separación o divorcio respecto a las medidas parentales en materia de custodia, custodia o visitación? La respuesta es Sí, siempre que exista acuerdo de los padres y no exista riesgo para los menores ni gente vulnerable que convivan con alguna de las partes.

En casos de desacuerdo entre padre y madre, existencia de personas vulnerables en las residencias de aquellos o casos en los que exista riesgo para los menores, deberán permanecer en el domicilio donde se encontraban cuando se decretó el estado de alarma, favoreciendo al adulto. comunicación diaria con el padre con el que no vive.

Todo ello es igualmente aplicable a los casos en los que no ha existido matrimonio, regulado mediante medidas parentales.

¿Pueden los padres salir a la calle a dar a luz a sus hijos?

En caso de tener que trasladar a menores de domicilio para cumplir con el régimen de custodia, custodia o visitación contemplado en una resolución judicial, es necesario traer documentación en caso de ser interceptados por la Autoridad.

Al existir limitación de la movilidad de los ciudadanos, es necesario acreditar, si así lo requiere la autoridad competente, la justificación correspondiente para no ser sancionado por incumplimiento de la prohibición. Por tanto, si tenemos que realizar el traslado de menores, es recomendable llevar copia de la sentencia que regula el régimen de custodia, custodia o visitación, así como la documentación que acredite la identidad de todos los implicados: Documento Nacional de Identidad o Libro de Familia en su estuche.

En los casos en los que no exista resolución judicial y no se pueda presentar dicha documentación si se requiere, es posible que se inicie un procedimiento sancionador al no poder acreditar la justificación referida. Dicho procedimiento podrá ser recurrido por el interesado a la mayor brevedad posible una vez finalizado el estado de alarma, aportando las pruebas correspondientes. No obstante, y para evitar sanciones, se recomienda que los menores permanezcan en el domicilio de la persona con la que se encontraban en el momento en que se decretó el estado de alarma, siendo el adulto quien deba buscar el contacto con el progenitor ausente.

En todo caso, los tribunales de justicia tendrán la oportunidad de valorar el abuso que se produce en situaciones como esta, debiendo apelar al principio de buena fe de todas las partes involucradas en interés de los hijos e hijas.

Cualquier duda o consulta que surja al respecto, puede contar con el asesoramiento de los expertos de nosotros. Llamenos al . Ahora mismo también queremos seguir haciéndolo fácil.