El TS sobre compensación en vehículos con pérdida total

accidente automovilístico total

los Corte Suprema ha establecido mediante sentencia cómo indemnizar los daños de un vehículo destrozado cuando el costo de reparación excede su valor de mercado.

Te contamos cómo ha fijado esta indemnización, que no pretende enriquecer a la víctima sino reparar el daño causado.

¿Qué dice la sentencia del Tribunal Supremo?

El Tribunal Superior declara en pleno, en su Sentencia 420, de 14 de julio de 2020 que, para indemnizar un vehículo averiado cuyo costo de reparación sea mayor al costo del vehículo en el mercado, se debe configurar el derecho a indemnizar a la víctima por el daño causado con límites para determinar el deber de reparar o indemnizar el daño, con lo que que no hay un enriquecimiento injustificado de la misma. Por lo tanto, la indemnización por daños
Debe ser racional y equitativo, no se le puede imponer al fallecido una indemnización desproporcionada o un sacrificio económico desorbitado que supere el valor real del daño.

La Corte Suprema equilibró estos principios dando la razón a la Corte, que determinó el monto a indemnizar con base en el valor de mercado del vehículo más un tercio de ese mismo valor. Considero que:

“No es contrario a la ley que la indemnización del perjudicado se lleve a cabo fijando una indemnización equivalente al precio del vehículo averiado, más una cantidad porcentual, que se ha denominado recargo, suplemento por riesgo o confianza … lo que incluirá el monto de los gastos administrativos, dificultades para encontrar un vehículo similar en el mercado, incertidumbre sobre su funcionamiento, entre otras circunstancias que se podrán considerar ”.

Asimismo, en el presente caso, y dado que con posterioridad al siniestro, el demandante abonó los gastos del auto de alquiler mientras se reparaba (o indemnizaba) el vehículo por necesitar asistir a un curso de capacitación, solicitó en la demanda que estos gastos fueran compensados. A esto, la Corte entendió que la víctima, al verse privada tanto del uso de su vehículo como de una alternativa económica por parte del asegurador para pagar el
Dichos gastos, consideró que efectivamente debería compensarlo por los gastos del auto de alquiler (no combustible), pero solo durante los días desde que ocurrió el accidente hasta que la compañía de seguros hizo la oferta de compensación.

Entonces, ¿se puede reparar un vehículo totalmente destrozado?

Un vehículo total siniestro puede ser reparado, pero generalmente el La reparación de un vehículo en estas condiciones supera el precio del vehículo en el mercado.

La indemnización fijada por la Corte Suprema no cubriría esta reparación ya que enfatiza que dicha indemnización debe ser su valor de mercado o de mercado más un monto porcentual, recargo o complemento por riesgo o fideicomiso. Este porcentaje incluye gastos administrativos, dificultades para encontrar un vehículo similar en el mercado o incertidumbre sobre su funcionamiento, que variará en cada caso.

Por tanto, el que debe indemnizar no tiene que pagar una cantidad superior a lo que realmente vale el coche en el mercado y como decimos, en general, la reparación de un coche siniestrado total, supera el importe de su precio en el mercado. . También teniendo en cuenta que los vehículos de motor son bienes perecederos, que se deterioran con su uso y, por tanto, se devalúan con el tiempo.

¿Puedo cobrar una compensación y no reparar?

La respuesta es sí, obviamente puedes arreglarlo. La aseguradora le compensará con el valor de mercado de su vehículo con los criterios establecidos por la Corte Suprema. Una vez que te compensen, decides si te quedas con tu auto para repararlo, la compensación no será suficiente para pagar la reparación pero si sacas el resto de tu bolsillo podrías repararlo.

Si tienes alguna duda sobre accidentes y la correspondiente indemnización, puedes llamarnos al . Te daremos la mejor solución para tu caso específico.

Jesús María Ruiz de Arriaga

Fundador de nosotros. En 2011 funda la firma, desde su propia casa en Huesca junto a su mujer, y con el tiempo, con un grupo de colaboradores. Arriaga nace como un proyecto emprendedor, de la mano de las nuevas tecnologías, y orientado a un nuevo nicho empresarial: los derechos del consumidor.

Ha compatibilizado este trabajo con el de profesor a tiempo parcial en diferentes centros de formación de gran prestigio como ESIC, Columbus IBS, la Universidad de Zaragoza, Universidad Inca Garcilaso de la Vega (Perú), Cepebank (Perú), etc. campos de: Gestión estratégica, Gestión financiera, Marketing, Auditoría financiera,

Jesús tiene 6 títulos de grado y 13 de posgrado. Destaca la obtención de la licenciatura en Derecho con prácticamente 50 años (Derecho, Administración de Empresas, Ciencias Laborales, Investigación y Ciencias de Mercado, Empresa)